Curiosidades

La ciencia lo confirma: el ejercicio altera las bacterias del intestino

La microbiota, se ha catalogado como uno de los principales motivos de estudio de los científicos actuales, dicha palabra describe a los millones de microorganismo que habitan en el intestino de los seres humanos, de los cuales depende una buena digestión y salud en general.

Ahora un grupo de científicos de la Universidad de Illinois han afirmado descubrir que el ejercicio y la actividad física generan cambios en la composición y la cantidad de la microbiota. En la revista Medicine & Science in Sports & Exercise, publicaron respecto al descubrimiento: “sugieren que el entrenamiento físico induce cambios funcionales y de composición en la microbiota intestinal humana que dependen del estado de obesidad, independientemente de la dieta y contingentes a la sustentación del ejercicio”.

Es decir que aún si no quieres perderte de los placeres de tu dieta diaria, al realizar ejercicio obtendrás los mismos beneficios. Para dar cuenta de este hallazgo, los científicos de la Universidad de Illinois reunieron a 32 voluntarios, 18 personas delgadas y 14 personas obesas, quienes en su vida cotidiana son sedentarios, y participaron de seis semanas de entrenamiento de ejercicio supervisado, basado en la resistencia (3 días / semana) que avanzó de manera progresiva, desde 30 a 60 minutos por día de intensidad leve hasta un entrenamiento de intensidad aún mayor.

Al finalizar, los participantes regresaron a su estilo de vida sedentario por 6 semanas, y finalmente los investigadores tomaron muestras fecales en cada momento del experimento para observar la reacción de los microorganismos.
Como resultado se pudo observar que cada uno de los participantes mostró cambios particulares, sin embargo, el experimento demostró que, al tener mayor actividad física, se aumentó el número de algunos microbios relacionados a la producción de sustancias, como “ácidos grasos de cadena corta”, que están vinculados con la disminución de la inflamación en el intestino y el resto del cuerpo.

Por otro lado, se rumora que dichos microoganismos combaten la resistencia a la insulina, un antecesor de la diabetes.
Luego de seis semanas de suspender el ejercicio por parte de los voluntarios, se pudo evidenciar que la microbiota volvió a su estado de inicio.

Considera unirte a nuestro FanPage
Comentarios

Es Tendencia

Volver